Todos los que trabajamos con drones, sabemos que el riesgo de que se descontrole un dron siempre existe. Pues bien, existe una forma fácil de minimizar tanto este riesgo que incluso se permite su uso en aeropuertos. Es sencillo: atar el dron al suelo. Ventajas:

  • El “lazo” fija el drone a una distancia del operador. Limita el “donde” puede ir el dron en caso de problema.
  • Este lazo también trasporta datos, por lo que no puede perderse la comunicación con el operador.
  • También alimenta de electricidad, el peso extra del “lazo” que tiene que levantar el dron se compensa al no tener que llevar baterías. Además la autonomía es ilimitada.

Los drones nos aportan mucho y esta es una forma de usarlos con mucha más seguridad.

Implementado por la empresa Elistair

Felicidades.